La Sierra de Guara, deporte de aventura y naturaleza.

Barranquismo, escalada, vías ferratas, senderismo, BTT.

El Parque natural de la Sierra y los Cañones de Guara (en aragonés Parque natural d’a Sierra y as Foces de Guara) en Huesca, es el lugar propicio para la práctica del deporte de montaña en sus variadas disciplinas gracias a su geología y clima. Durante los últimos treinta años se ha constituido como una de las mecas del barranquismo en España y en Europa debido a la alta concentración de barrancos que existen. Podríamos casi afirmar que es la cuna del barranquismo.

También la escalada ha tenido un importante papel en el desarrollo de la zona en cuanto a deporte de aventura y montaña se refiere ya que Rodellar se ha consolidado como una de las escuelas de escalada más famosas del panorama nacional y reconocida a nivel internacional.

A pie, en otoño, invierno y primavera, disfrutaremos de días templados y soleados, con brumas bajo los pies hacia el llano y que nos permitirán descubrir tranquilamente un territorio lleno de historia, leyendas o arte rupestre. Las rutas en el Vero o los despoblados de la Guara norte se cuentan entre las zonas más significativas para el senderismo.

Los amantes de la BTT tendrán la oportunidad de circular los cientos de km de pistas que recorren este territorio.

Barranquismo en familia en el Río Vero

Escalada en Vadiello

Vía ferrata en Bierge

La Sierra de Guara, un territorio mágico.

Historia, leyendas, fauna, arte rupestre, arquitectura tradicional, gastronomía.

Además la Sierra de Guara no es solamente deporte; inherente al territorio está su historia y tradición. Al noroeste encontramos el parque cultural del cañón del Río Vero declarado por la UNESCO patrimonio mundial por sus más de 60 abrigos con pinturas rupestres representando los tres estilos existentes en la península: paleolítico (Cueva del Trucho), levantino y esquemático.

La ornitología es otro de los puntos fuertes de este territorio, entre las grandes especies los buitres, alimoches y quebrantahuesos nos acompañan sobrevolándonos durante nuestras actividades; y entre los pequeños, el treparriscos es especialmente valorado. Las plantas endémicas como la Petrocoptis Guarensis, son elementos naturales que no nos podemos perder. Las paredes rocosas están sembradas de plantas rupícolas que escalan todo lo alto: Saxífragas, Ramondas…

La Guara norte, ahora casi despoblada, llena de historias y leyendas de antaño, con paisajes salvajes y solitarios, arquitectura de un tiempo pasado que no volverá.

Ciervo de Chimiachas

E.Barrachina, Archivo Asoc. Empresarios Guara

El quebrantahuesos

Los “apartamentos” del Vero

Sorprendentes formaciones calcáreas

La Sierra de Guara, las cuatro estaciones del año.

Invierno, primavera, verano y otoño, disfruta las cuatro estaciones.

La Sierra goza de un clima mediterráneo y su paisaje es principalmente agrícola. Campos de cultivo bajo la Sierra de Guara: viñas, almendros, olivos y cereal. Debajo, escondidos, los paisajes calizos que conforman los cañones de Guara.

Alquézar es su villa medieval por excelencia. Pueblo único por su arquitectura y paisaje con el cañon del río Vero a sus pies. El pueblo tiene muchísimo encanto y es muy visitado todo el año, sobre todo en verano cuando sus calles buyen de actividad. La gente pasea por sus rincones empedrados y la plaza llena de terrazas siempre tiene vida.

Todavía en la cara sur, pero mucho más alejado, Rodellar, se cuenta como uno de los “spots” de escalada más importante a nivel mundial. Mucho más salvaje y aislado, es comienzo del emblemático valle del Mascún. Un pueblo acojedor en el que perderse unos días para huir del bullicio y el estrés.

Su clima benevolente nos permite dsifrutar de la Sierra las 4 estaciones. El verano, indiscutiblemente es el periodo del barranquismo y podemos hablar casi de masificación durante la primera quicena de agosto. Nosotros, en www.canyontrekguara.fr, conseguimos separarnos de la marabunta con actividades diferentes y adaptadas al periodo y al grupo gracias a nuestro conocimiento del territorio, pero hay que estar dispuesto a no pasar por los sitios clásicos. Podemos llegar a estar solos todo el día cuando sabemos que en otros barrancos hay concentración de grupos. La sensación es enorme y vosotros os lo gozáis muchísimo más.

Los mejores periodos para disfrutar del barranquismo son de mayo a mediados de julio y septiembre.

Abril y octubre son meses algo más frescos y más variables. Los barrancos secos y menos acuáticos se convierten en el objetivo. Así podemos continuar haciendo deporte, viviendo buenas experiencias y sin pasar frío dentro de los cauces de los ríos.

Las vías ferratas se practican perfectamente desde el mes de septiembre hasta mayo. Son los meses en los que hace menos calor. Al igual que el senderismo, La primavera y el otoño sacan a relucir las mejores galas de la Sierra, bien con los colores otoñales, bien con la floración y frescura primaveral.

 

En resumen, nunca es tarde para venir a conocernos.

El impresionante valle del Mascún (lugar habitado por los espíritus en árabe), con sus agujas calcáreas y el pirineo al fondo.

Mapa de la Sierra de Guara. Extraído de www.guara.org (Asociación de Empresarios de la Sierra de Guara)

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies